Mujeres y Libros: una pasión con consecuencias

Por: María Mena

mariamena.wordpress.com

 

Las encuestas sobre índices de lectura y hábitos culturales indican que las mujeres leen más que los hombres. Desde que la literatura ha estado a su alcance, éstas han sido las más grandes consumidoras de libros, organizan tertulias, clubes de lectura y asisten a más presentaciones y debates.

 

Stefan Bollman, el autor de Mujeres y libros, hace un exhaustivo ensayo sobre la historia de las mujeres como lectoras desde el siglo XVIII  hasta nuestros días y reflexiona sobre el poder transformador de la lectura, que incluso podría desencadenar revoluciones, pues cuando las mujeres cambian, lo hacen también los hombres y los niños.

 

Todo empezó, apunta Bollman, como un entretenimiento, donde las mujeres poco a poco fueron encontrando un espacio en el que podían desempeñar un papel que fuera más allá de las apariencias y las vistas al matrimonio. “Las veladas literarias dotaron de voz y estatus social a las mujeres.(..) Leer proporcionaba cierta independencia y abría nuevas vías para disfrutar la vida.” Los libreros descubren que tienen un mercado creciente entre las mujeres, y promueven las novelas, un género incipiente que se consideraba esencialmente femenino. “La mujer, dadas sus limitadas posibilidades de tener mundo, lee; el hombre, en cambio, siente que está por encima y puede esquivar la ficción.” 

 

Las lectoras se identifican con los personajes y dan rienda suelta a sus emociones; la literatura entonces, se empieza a considerar un peligro para las “vulnerables” mentes femeninas. Hubo un tiempo en el que se decía que las jóvenes se suicidaban después de leer Las desventuras del joven Werther de Goethe. También se acusaba a las mujeres lectoras de ser más propensas a ser adúlteras, como Madame Bobary. Ellas defienden simplemente que hay que “leer para vivir.” La lectura es una forma de romper límites, de conocer otros mundos. Como recomendara el mismo Flaubert a una de sus lectoras: hacer de la lectura un viaje, leer es partir, abandonar lo conocido, experimentar lo desconocido y provocar el propio cambio.

 

En 1800 hay un auge en la literatura femenina. Las mujeres entonces leen, y porque leen escriben. Así aparecen figuras como Mary Wollstonecraft, una de las primeras críticas literarias; Jane Austen, en la novela social, pues para ella leer tenía que ver forzosamente con la autoidentificación; Mary Shelley, aunque para ella significaba exponerse a lo extraño y a lo desconocido; o E. Marellitt, la primera escritora que se convirtió en best-seller mundial.

En el 1900 empieza el movimiento feminista y aparecen mujeres como Virginia Woolf, Sylvia Beach y Harriet Shaw Weaver, ya no solo como lectoras y escritoras, sino también como editoras. Para entonces, la mujer había dejado de ser considerada la consumidora pasiva -que en realidad nunca fue- para convertirse en juez y parte. En 1955 Marylin Monroe desafía a sus productores, al rebelarse contra el papel impuesto de sex bomb, mujer rubia y tonta, dejándose fotografiar leyendo al Ulises de Joyce, el ícono literario del siglo XX, a quien por cierto, publicaron mujeres a pesar de la censura, tanto en Europa como en Estados Unidos. 

 

Hoy en día las cosas han cambiado. Con la facilidad que otorga el internet de publicar y compartir, la relación entre las personas y la literatura es diferente. El último fenómeno del que Sefan Bollmann habla es el de la fanficción, un término que se usa para designar a una literatura cuyos autores son lectores de obras originales de las que se vuelven fans, y que desean intervenir en la historia que tanto los atrapó. Después de leer todo el libro, no sorprende descubrir que casi el 90% de los creadores de la fanficción en las redes sean mujeres.

 

Stefan Bollmann en Mujeres y libros nos permite hacer un viaje fascinante a través de los tiempos, y conocer a las principales figuras literarias de los últimos tres siglos en Europa y Estados Unidos. La lectura, llena de anécdotas y respaldada por una amplia investigación,  nos ofrece una interesante perspectiva sobre la relación de las mujeres y los libros, un pasión que como ya señala en el título, tiene consecuencias.

Forum recomienda

LA APP

 

 

¡Reporta todo lo que no funciona en tu ciudad! Baches, basura, fugas de agua, banquetas dañadas, fallas en el transporte público. Además de ser una aplicación para fomentar la participación ciudadana, también está permitiendo crear una gran base de datos sobre la incidencia de fallas en los servicios públicos, de modo que pueda servir a los gobiernos y organizaciones para diseñar planes de acción o políticas públicas.

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Pablo Cruz es un talentoso fotógrafo  mexicano. En su cuenta de Instagram comparte parte de su trabajo. Destacan sus increíbles fotos que retratan lo vivido el 19 de septiembre en la Ciudad de México y todo el apoyo de los días posteriores, tanto en la Ciudad como en los municipios afectados.  

Amazon anunció a los finalistas del Premio Literario Amazon 2017, el certamen literario para autores independientes en español de todo el mundo. Los finalistas fueron seleccionados entre más de 1800 obras de ficción y no ficción  autopublicadas este verano por autores independientes procedentes de hasta 39 países diferentes. El libro ganador podrá verse publicado en español mundialmente por el sello Amazon Publishing, en formato digital, impreso y audiolibro. Asimismo, será traducido al inglés y publicado internacionalmente de la mano de  AmazonCrossing, el sello que lleva autores de todo el mundo a nuevos lectores en otros idiomas. Finalmente, el ganador recibirá un premio económico de 5000 USD. Los finalistas son: 

  

·      El amargo don del olvido, de A. V. San Martín (misterio y thriller) 

·      Bajo el puente de los vientos, de José de la Rosa (romance histórico) 

·      El coleccionista de flechas, de Cristian Perfumo (ficción policiaca) 

·      Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto (misterio sobrenatural) 

·      El legado de Ava, de Elena Fuentes Moreno (ficción contemporánea)