Leonora Carrington: de la carne a las letras

La casa del miedo. Memorias de abajo. Carrington, Leonora. Siglo Veintiuno. 2015. P. 213. 

 

 

Por: Macarena Jiménez Estefan  

 

Leonora Carrington nació hace cien años en Lancashire, Reino Unido. Su reconocimiento internacional se debe sobre todo a sus pinturas y esculturas surrealistas. El homenaje a su centenario abarca diferentes exposiciones en la Ciudad de México y San Luis Potosí, mismas que culminarán con una exhibición en el Museo de Arte Moderno en el 2018. Sin embargo, los pinceles y el cincel no fueron las únicas herramientas que Leonora utilizó para expresarse y crear. La artista también escribía y ella misma ilustraba sus historias. Cuentos cortos, largos y hasta una narración autobiográfica, forman el libro “La casa del miedo. Memorias de abajo” donde la editorial Siglo XXI compila algunos textos de esta escritora surrealista. Ya sea para complementar las visitas a los diversos homenajes, o para empezar a conocer el mundo interno de la autora, este libro funciona como una puerta abierta hacia el corazón mismo de la obra de Carrington.  

 

La primera parte del libro se titula "La casa del miedo". Ahí los caballos de madera galopan entre las páginas surrealistas. Las flores bordadas en los tapetes, crecen tan rápido como las enredaderas cuando se les deja agua y sol. Las mujeres jóvenes en los cuentos de Carrington, escapan de la realidad antes de que ésta las asfixie con sus garras de quimera. La muerte, la huída y la inconformidad son una constante en los cuentos, como si Leonora hubiese tratado de liberar en ellos sus pesados recuerdos de la Segunda Guerra Mundial. En "La debutante", por ejemplo, Leonora narra la amistad entre una muchacha y una hiena del zoológico. Las amigas deciden que la hiena asista al baile de presentación para reemplazar a su amiga. Con el objetivo de disfrazar a la hiena, le arrancan la cabeza a la criada y la usan como máscara. En esta historia Leonora hace una crítica a las costumbres sociales burguesas, y quizá incluso machistas, de la sociedad. Es posible que también hablase en este cuento sobre el inconsciente que subyace a la personalidad enclaustrada por los límites culturales. Aunque tampoco se debe descartar que Leonora tal vez escribía por el simple placer de la creación.  

 

La segunda parte del libro, "Las memorias de abajo", está formada por los recuerdos que Leonora tenía sobre su estancia en el psiquiátrico de Santander. A pesar de no ser memorias claras, según ella misma confesó  -“lo que voy a tratar de exponer aquí con la mayor fidelidad no es sino un embrión de saber” (p. 155)- la artista describe el lugar, sus experiencias e incluso incluye un dibujo de cómo percibía el sanatorio en ese momento. Los espejos, el tejado, los jardines y los doctores, constituían un mundo amenazante que, al mismo tiempo, fue fuente de invenciones no necesariamente voluntarias. El miedo, el dolor, la soledad, las alucinaciones y la desesperanza, terminaron sorprendentemente en un nuevo comienzo: la huída al paraíso surrealista, también conocido como México. En este lugar Leonora conoció a personalidades como Edward James y Remedios Varo, quienes formaron parte importante de su vida artística y personal. Aquí, en este país, Leonora Carrington encontró la libertad para bordar las raíces que tanto necesitaba. Raíces que la unieron a la tierra y que al mismo tiempo la dejaron volar.  

  

Forum recomienda

LA APP

A todos nos encanta viajar, pero uno de nuestros dolores de cabeza es encontrar buenos vuelos; por eso ahora esta app es nuestra favorita para planear las vacaciones. Gurú de viajes nos permite recibir notifica-ciones directamente al celular de las mejores ofertas y  promociones de vuelos a todo el mundo. Vacaciones, ¡allá vamos! 

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Cuando Adriana Villaseñor se mudó a Chiapas se dio cuenta del increíble trabajo artesanal que se hacía en esa zona del país y no dudo en abrir la cuenta como plataforma intermediaria entre las mentes creativas artesanas y el mundo. Síguela y apoya el trabajo de manos mexicanas. 

GALERÍA MÓVIL EN LOS VAGONES DEL METRO  

La Línea 2  del Metro será desde este mes y hasta septiembre una galería móvil, ya que cuenta con un convoy intervenido con la obra del artista y activista social Keith Haring, quien es uno de los representantes de la generación pop de la década de los 80 y sus representaciones artísticas consisten en sencillos y coloridos dibujos de animales y figuras danzando. 

Los usuarios de este medio de transporte además, podrán disfrutar de 80 piezas de artistas contemporáneos como Philip Lorca DiCorcia, Tracey Emin, Robert Montgomery, Nicolás Paris, así como el colectivo Public Movement. 

El convoy intervenido forma parte de la exposición “Ser Humano, Ser Urbano” y se suma a otras intervenciones artísticas como “Leyendas de Lucha Libre” e "Ídolos del Boxeo Mexicano", así como el Museo del Metro Mixcoac.