La selva de Luciana Villegas

 

 

 

Literatura independiente

Por: Carlos José Pérez Sámano

 

Leer La Selva es conocer a Luciana. Luciana no se conoce bien a sí misma. Sabe que es pecosa, perfumada y sonriente. Sabe que le gusta leer poesía, disfrutar de un cigarro y un té mientras acaricia a su gato Hermes y ve llover. Pero no sabe cuál es el fin último de su libro. No sabe bien por qué dibuja o escribe. No sabe por qué disfruta la soledad, ni por qué ama sin ningún miedo.

 

Leer La Selva es leer el caos. Es abrir la imaginación hacia los territorios desconocidos de la conciencia. Es atravesar un charco de lodo con pies descalzos, para encontrar un grillo comiendo un pan. Es observar como brillan los colores en una gota de agua mientras te bañas y afuera está haciendo frío. Es tener sed, hambre y sueño. Es caminar solo durante la noche, a través de un estacionamiento vacío y observar las estrellas y las luces de los edificios de la ciudad.

 

Leer La Selva es leer una historia de amor que no es cursi. Tiene la frescura irracional de quien encuentra en el otro la perfección humana, pero también la pesada soledad de quien se sabe abandonado.

 

Leer La Selva es leer una historia de descubrimiento personal, una historia de alguien que se trata de encontrar dentro de sus contradicciones. Es leernos a nosotros mismos en nuestro esfuerzo diario por definirnos, por entendernos.

 

Leer La Selva es como entrar en la selva. Está llena de hallazgos inesperados, de imágenes transparentes y volátiles como pájaros vacíos. Es caminar por un camino inexistente que te lleva a encontrar símbolos y orden en donde sólo hay pedazos de letras y ramas secas. Es abrir un cajón de un mueble viejo y encontrar una mariposa seca, pero perfectamente azul, un pañuelo que aún huele a la loción de tu abuelo y un diente de cuando tu mamá era niña.

 

Leer La Selva es apoyar el arte. Es un libro independiente. Comprar literatura independiente es apostar por verdaderos artistas, aquellos que no dudan en invertir de su propia cartera para compartir su expresión con el mundo entero. Comprar un libro independiente es garantía de conceptos únicos, temas no comerciales. Es ser rebelde sin ser violento. Es romper con los estándares impuestos por las industrias editoriales y de consumo.

 

Leer La Selva es leer poesía, pero también leer no poesía. Es un libro que tiene pequeñas historias, fotografías, dibujos hechos a mano, manchas de pintura que representan algo, un glosario de palabras inventadas, hasta tiene su propio soundtrack para escuchar mientras se está leyendo.

 


Leer La Selva es ampliar nuestros horizontes estéticos. Es transmutar la literatura a otras y todas las posibles disciplinas para incorporarlas en un libro. Es hacer un collage de experiencias, técnicas y estilos, que llevan a una maraña inexplicable pero bella.

 

Leer La Selva es llenarse de olores, como el de las gardenias. Es inflamarse con incendios como los de la memoria. Es inflarse como el agua dentro de un estómago lleno. Es moverse como las raíces lentas de los grandes árboles, caerse como pedazos de madera que bajan por tu adolorido cuerpo.

 

Leer La Selva es leer un libro que, no es mejor, ni peor, ni diferente, pero tampoco igual, es leer un libro que es como es, exacto.

 

Si quieres leer La Selva, te invito a contactar directamente a Luciana en su cuenta de Instagram @lucianavillegasr

Forum recomienda

LA APP

A todos nos encanta viajar, pero uno de nuestros dolores de cabeza es encontrar buenos vuelos; por eso ahora esta app es nuestra favorita para planear las vacaciones. Gurú de viajes nos permite recibir notifica-ciones directamente al celular de las mejores ofertas y  promociones de vuelos a todo el mundo. Vacaciones, ¡allá vamos! 

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Cuando Adriana Villaseñor se mudó a Chiapas se dio cuenta del increíble trabajo artesanal que se hacía en esa zona del país y no dudo en abrir la cuenta como plataforma intermediaria entre las mentes creativas artesanas y el mundo. Síguela y apoya el trabajo de manos mexicanas. 

GALERÍA MÓVIL EN LOS VAGONES DEL METRO  

La Línea 2  del Metro será desde este mes y hasta septiembre una galería móvil, ya que cuenta con un convoy intervenido con la obra del artista y activista social Keith Haring, quien es uno de los representantes de la generación pop de la década de los 80 y sus representaciones artísticas consisten en sencillos y coloridos dibujos de animales y figuras danzando. 

Los usuarios de este medio de transporte además, podrán disfrutar de 80 piezas de artistas contemporáneos como Philip Lorca DiCorcia, Tracey Emin, Robert Montgomery, Nicolás Paris, así como el colectivo Public Movement. 

El convoy intervenido forma parte de la exposición “Ser Humano, Ser Urbano” y se suma a otras intervenciones artísticas como “Leyendas de Lucha Libre” e "Ídolos del Boxeo Mexicano", así como el Museo del Metro Mixcoac.