Oaxaca: bitácora de viaje

“Ser parte de la ciudad al tiempo que esta se convierte en parte de uno mismo.”

 

Por: Fernando Mena

 

Se dice que sí uno piensa como martillo a todo le ve cara de clavo; a partir de este razonamiento, es posible afirmar que sí yo diseño puertas de madera todo lo veo como, o a partir  de una puerta de madera. Siguiendo esta idea apliqué esta mirada para una guía turística alternativa de Oaxaca que puede resultar divertida e interesante, y que incluso podría fomentar a formular modelos de vivencia del viaje no tan distintas a la del flâneur. Aquél paseante de la ciudad sin ruta determinada cuyo interés es ir descubriendo lugares, situaciones u objetos que pasarían desapercibidos para aquel que sigue guías turísticas más tradicionales.

 

El gran filósofo alemán Walter Benjamin se servía de esta práctica para descubrir ciertas partes de las ciudades que no aparecen en los mapas. Lugares y espacios invisibles por tratarse de situaciones cotidianas imprevistas y espontaneas que según Benjamin ofrecían un rico material para el desarrollo de reflexiones en torno a la sociedad. Es por ello que consideraba al flâneur más  como un arqueólogo que indaga en las ruinas de una civilización futura, un detective multifacético al que afecta profundamente aquello que lo rodea: observador y observado, comprador y mercancía, actor y espectador.

 

De manera parecida y algún tiempo después los situacionistas –corriente europea de vanguardia artística de finales del siglo XX– inventaron un concepto que nombraron “deriva” y que corresponde a un comportamiento experimental ligada a las condiciones de la sociedad urbana. Establecieron una diferencia entre la deriva y el viaje o el paseo, porque la práctica de la deriva supone un reconocimiento de los efectos psíquicos del contexto urbano. Encontraron un fundamento estético para estos ejercicios de vanguardia en la idea de que éstos abrían una brecha para la superación de la geometría euclídea, que genera una visión cuantitativa del espacio.   

 

El objetivo de este tipo de exploración urbana es experimentar la ciudad desde su cotidianeidad, intentando experimentar la esencia y lo real del lugar, a través de incursionar en situaciones no planeadas. Se busca dar con la especificidad y con la esencia de cada lugar y cada sociedad. Este viajero urbano deja de ser turista por buscar nuevas experiencias. Se niega a las guías turísticas tradicionales, que ofrecen expectativas de lo que hay que ver, comer y vivir; con el objeto de confirmar la veracidad de la postal. Por el contrario el flâneur busca lo inesperado, sorpresivo y desconocido y es hasta después de vivir la experiencia que desarrolla una visión que resulta ser personal y auténtica.  

 

Oaxaca es una ciudad ideal para realizar este tipo de prácticas. Ofrece un contexto misterioso e intenso, lleno de contrastes e incertidumbres. Experimentar la esencia de Oaxaca no se logra únicamente visitando lugares estrictamente turísticos. Implica sumergirse a sus calles, convivir con su gente ver, vivir sus espacios, probar sus sabores y capturar sus detalles. Ser parte de la ciudad al tiempo que esta se convierte en parte de uno mismo.

 

Un ejercicio así en Oaxaca que me resulta absolutamente personal por recurrir a la mirada a través de la cual se observa todo a través de puertas de madera; y al descubrir la enorme riqueza y calidad de los trabajos de estos elementos arquitectónicos que pueden encontrarse en la ciudad; es inventar recorridos que surgen a través del mapa improvisado que recreo al rastrear, inventariar y dibujar algunas de ellas. El criterio de selección es tomar solo aquellas puertas que presentan un trabajo fino de ebanistería y que además pueden considerarse como diseños híbridos o contrarios a una idea más purista. En lo posible intenté evitar iglesias y edificios públicos para que la búsqueda resulte más compleja y rica.

 

Es recomendable registrar las experiencias según el interés y el gusto de cada quién. No existe una técnica específica, de hecho cada quién propone qué y cómo es que debe recordar su deriva. En mí caso, me interesan las puertas de madera, mismas que constituyen mí bitácora de viaje, y el registro y redibujo de los modelos corresponde a la construcción gráfica del mapa de navegación y la manera, puntos de apoyo o anclaje en que construyo la memoria. El resto, siguiendo una postura Lacaniana, es lo real.

 

 

Forum recomienda

LA APP

A todos nos encanta viajar, pero uno de nuestros dolores de cabeza es encontrar buenos vuelos; por eso ahora esta app es nuestra favorita para planear las vacaciones. Gurú de viajes nos permite recibir notifica-ciones directamente al celular de las mejores ofertas y  promociones de vuelos a todo el mundo. Vacaciones, ¡allá vamos! 

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Cuando Adriana Villaseñor se mudó a Chiapas se dio cuenta del increíble trabajo artesanal que se hacía en esa zona del país y no dudo en abrir la cuenta como plataforma intermediaria entre las mentes creativas artesanas y el mundo. Síguela y apoya el trabajo de manos mexicanas. 

GALERÍA MÓVIL EN LOS VAGONES DEL METRO  

La Línea 2  del Metro será desde este mes y hasta septiembre una galería móvil, ya que cuenta con un convoy intervenido con la obra del artista y activista social Keith Haring, quien es uno de los representantes de la generación pop de la década de los 80 y sus representaciones artísticas consisten en sencillos y coloridos dibujos de animales y figuras danzando. 

Los usuarios de este medio de transporte además, podrán disfrutar de 80 piezas de artistas contemporáneos como Philip Lorca DiCorcia, Tracey Emin, Robert Montgomery, Nicolás Paris, así como el colectivo Public Movement. 

El convoy intervenido forma parte de la exposición “Ser Humano, Ser Urbano” y se suma a otras intervenciones artísticas como “Leyendas de Lucha Libre” e "Ídolos del Boxeo Mexicano", así como el Museo del Metro Mixcoac.