Mérida: La ciudad de la Luz

 
Por Andrea Arzaba 

 

Visité la capital de Yucatán en enero del 2017, y lo que más me llamó la atención fue el sol. Todas las calles del centro estaban inundadas de luz. La calidez del ambiente atravesaba los muros, e impregnaba a la gente de buen humor. Los yucatecos, en su mayoría conscientes de que el turismo es un motor económico importante en el estado, dan un trato extremadamente amable al visitante. Orgullosos de sus hermosas construcciones coloniales, platillos exquisitos, y cenotes paradisiacos, influyen de manera positiva en la experiencia del foráneo.  

 

 

 

Apodada como “la ciudad blanca” ya que era el hogar de los habitantes de tez blanca en la región, hoy es una ciudad colorida debido a la diversidad de personas que la habitan y visitan. Mérida es una ciudad espectacular, con decenas de cosas que hacer, por lo cual no sorprende que sea un destino turístico internacional. A medida de que pasan los días, mi experiencia en Mérida se queda conmigo y es la protagonista de conversaciones que tengo con amigos en mi día a día. A continuación presentó cinco experiencias que recomiendo tener en Mérida, ya sea en una estancia larga, o un periodo vacacional corto.

 

 

Caminar por el Centro

y Paseo Montejo 

 

 

La arquitectura en Mérida es majestuosa. Recomiendo comenzar el día desayunando en alguno de los restaurantes que se encuentran en el Zócalo de la Ciudad. Después, vale la pena perderse en las calles del centro para explorar las pequeñas tiendas de artesanías, antiguas iglesias y casas pintorescas que hacen del centro un lugar emblemático para la ciudad.  
 
Por la tarde, una nieve típica de guayaba, nance o chirimoya, resulta una delicia por el clima caluroso. Los Helados Colón son las nieves típicas del lugar, y hay un local en el Paseo Montejo. Con nieve en mano, caminar a lo largo del tan popular paseo es un viaje al pasado de la ciudad, mientras se admiran sus antiguas mansiones, muchas de ellas convertidas en museos hoy en día.  

 

 

Nadar en un cenote

 

Los cenotes yucatecos, pozos naturales de agua dulce en terreno calizo, son únicos en el mundo. En las afueras de Mérida hay miles de cenotes registrados. Decidimos ir al Cenote X-batun, ya que se encuentra a 40 kilómetros de la ciudad, camino a las ruinas de Uxmal. Se puede llegar en automóvil o en bicicleta. Incluso si se llega en automóvil a la entrada del cenote, se puede rentar una bicicleta para explorar el pequeño pueblo y otros cenotes que hay en la zona. El Cenote X-batun es semi abierto, sus aguas no son profundas, y se encuentra rodeado de plantas, arboles y aves. Tuvimos mucha suerte ya que no había gente cuando llegamos al cenote, por lo que pudimos disfrutar y nadar en esta maravilla natural, sin distracciones. 

 

 

Desayuno, comida, cena y antojitos… 

 

 

La gastronomía yucateca es única. Los platillos tiene sus orígenes en la cocina tradicional de los mayas, con una combinación de ingredientes traídos de España. Durante mi estancia en Mérida y sus alrededores, disfruté de un tour gastronómico a donde quiera que fuera. La cochinita pibil, la sopa de lima, los papadzules y el queso relleno son algunos de los tantos platillos que vale la pena probar en Yucatán. Después de comer,  el licor yucateco Xtabentún resulta delicioso, el cual es una bebida que se fermenta a base de la flor del mismo nombre. Finalmente, en las calles de la ciudad, también se pueden disfrutar los típicos antojitos como son los panuchos, tamales, frutas, empanadas, marquesitas, entre muchos otros manjares. 

 

 

 

Observar el Juego de Pelota 

 

 

Cuando fui a la representación del juego de pelota frente a la Catedral, sentí que los relatos de mis libros de historia se hacían realidad. El juego de pelota vuelve a la vida cada viernes por la noche. El espectáculo dura alrededor de una hora. Se pueden observar a los jugadores moverse, acompañados por música prehispánica en vivo. Es recomendable llegar 15 minutos antes, ya que si es temporada alta, el lugar se llena de espectadores. 

 

 

Tomar un descanso en la típicas “sillas confidentes”

 

Las sillas están en distintas plazas en la ciudad, icónicas de la Plaza Grande. Conocidas como “confidentes”, “tú y yo” o  sillas binarias”, son sillas que se encuentran situadas una frente a la otra, las cuales permiten que las parejas se sienten y hablen de frente. Una creencia popular cuenta que las sillas comenzaron por la idea hombre celoso que tenía una hija, la cual veía a su pretendiente en el parque. El padre se dio cuenta de que en las bancas, la pareja tenía mucha cercanía física, por lo que decidió crear las sillas confidentes, las cuales que les permitiría hablar de cerca, pero manteniendo cierta distancia. 

Vale la pena visitar la Plaza Grande de noche, para tomar un descanso en estas sillas, y aprovechar a comer una típica marquesita de queso de bola con cajeta o crema de avellana ¡Qué delicia! 

Forum recomienda

LA APP

A todos nos encanta viajar, pero uno de nuestros dolores de cabeza es encontrar buenos vuelos; por eso ahora esta app es nuestra favorita para planear las vacaciones. Gurú de viajes nos permite recibir notifica-ciones directamente al celular de las mejores ofertas y  promociones de vuelos a todo el mundo. Vacaciones, ¡allá vamos! 

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Cuando Adriana Villaseñor se mudó a Chiapas se dio cuenta del increíble trabajo artesanal que se hacía en esa zona del país y no dudo en abrir la cuenta como plataforma intermediaria entre las mentes creativas artesanas y el mundo. Síguela y apoya el trabajo de manos mexicanas. 

GALERÍA MÓVIL EN LOS VAGONES DEL METRO  

La Línea 2  del Metro será desde este mes y hasta septiembre una galería móvil, ya que cuenta con un convoy intervenido con la obra del artista y activista social Keith Haring, quien es uno de los representantes de la generación pop de la década de los 80 y sus representaciones artísticas consisten en sencillos y coloridos dibujos de animales y figuras danzando. 

Los usuarios de este medio de transporte además, podrán disfrutar de 80 piezas de artistas contemporáneos como Philip Lorca DiCorcia, Tracey Emin, Robert Montgomery, Nicolás Paris, así como el colectivo Public Movement. 

El convoy intervenido forma parte de la exposición “Ser Humano, Ser Urbano” y se suma a otras intervenciones artísticas como “Leyendas de Lucha Libre” e "Ídolos del Boxeo Mexicano", así como el Museo del Metro Mixcoac.