Pintando por ahí

-Art changes people and people change the world-

 

 

 

Está científicamente comprobado que los colores afectan directamente nuestro estado de ánimo. Los espacios que nos rodean nos pueden hacer sentir felices o tristes en un instante… por eso ver los cuadros de Georgina Gutiérrez es sumergirse en un mundo de colores que automáticamente transmite felicidad y entusiasmo. Tanto así que desde que creó su marca Pintandoporahi, hace apenas un año, la han invitado a exponer para Disney, participó en el diseño de las botellas de Bonafont junto a Lourdes Villagomez, expuso en la Galería Ethos en el Museo Franz Mayer, pintó el muro de la Quinta del Bosque, un centro de readaptación juvenil en Zinacantepec y cada vez tiene más encargos de cuadros personalizados, pues a mucha gente le atrae la idea de tener un mundo de colores que le recuerde ser feliz colgado en la pared.  

 

Casi se podría decir que empezó a pintar por accidente, -un afortunado accidente-, pues no estaba dentro de sus planes. Ella sabía que le apasionaban los colores y desde pequeña le encantaba pintar las paredes.  Cuando estudiaba pasaba más tiempo decorando sus apuntes que leyendo las lecciones, por eso decidió ser diseñadora industrial.  

 

 

 

Cuando terminó la carrera se presentó la oportunidad de cumplir un sueño: viajar a la India, lugar que le atraía precisamente por la complejidad de su cultura, los lugares exóticos y la cantidad de colores brillantes que la caracterizan. La India es una explosión de colores constante y además, tiene otro atractivo irresistible: elefantes, muchos elefentes. Elefantes en las calles, en cascadas, en los palacios, incluso hay un dios elefante, Ganesha. Para recordarse que tenía que ahorrar decidió poner en un cuadro las dos cosas que le recordaban que se iba a la India: un elefante lleno de colores y motivos hindús. Aquí empezó realmente @pintandoporahi, aunque no tuviera nombre y tuviera que pasar otro año para que Geo se convenciera que podía ser su profesión. 

 

 

El primer cuadro del elefante lo colgó en su recamara y una amiga suya le pidió uno igual porque le había gustado mucho. Como es costumbre en estos tiempos, le tomó una linda foto que compartió en sus redes, lo que provocó que Geo empezara a tener más encargos de cuadros. Hasta ahí le parecía un buen hobby con el que ahorrar para ese viaje a India.

 

 

 

Cuando por fin hizo el viaje hubo otros dos momentos clave: el día que conoció al señor de las burbujas en Calcuta y el día que la dejaron pintar una pared en Rishikesh

 

Frente a uno de los monumentos más importantes de Calcuta, el Victoria Memorial, había un señor haciendo burbujas gigantes. La gente se amontonaba a su alrededor, pues ¿a quién no le encanta ver burbujas? Ponía a un lado un lugar para recibir donativos y había una marca que decía “Burbujas por ahí”. Unos días más tarde, lo volvió a encontrar en Varanasi y luego en Jaipur. Tanta coincidencia la obligó a entablar conversación. ¿Por qué hace burbujas? El señor le contestó que a eso se dedicaba. Viajaba por el mundo haciendo burbujas. En ese momento Geo se dijo: “Si él puede vivir de hacer burbujas, yo puedo vivir de lo que sea”.  

 

 

 

Burbujas por ahí, fue la inspiración del nombre Pintando por ahí.  

 

En Rishikesh le tocó un festival de Street Art. La ciudad prestó sus paredes para que artistas de todo el mundo se reunieran a pintarlas. Geo estaba maravillada y se le ocurrió preguntar su podía pintar ella también una pared. Para su sorpresa le dijeron que sí, y unas horas después le asignaron un muro y le dieron pintura. Pintó dos elefantes como los que había venido haciendo. Así, en Rishikesh quedó el primer muro pintado por Geo y se activó esa voz en su cabeza que le decía que si se lo proponía podía pintar lo que quisiera.  

 

Al volver a México empezó a trabajar como decoradora de interiores, no terminaba de convencerse de que podía vivir de la pintura, hasta que descubrió a Lourdes Villagomez, una joven artista mexicana que también se dedicaba a pintar el mundo de colores, y lo que era más impresionante, le pagaban por hacerlo.

Una vez que se decide a crear su marca @pintandoporahi y se revela en el mundo digital, Instagram y Facebook, empezó a tener una respuesta inmediata. A los dos meses la publicaban a un lado de Lourdes Villagomez como artista de los colores. Poco después la contactaron de Disney y Bonafont.  

  

A Geo le gusta mucho personalizar los cuadros que hace, porque le parece que eso hace que sean más especiales para la persona que los compra.  

Forum recomienda

LA APP

 

 

¡Reporta todo lo que no funciona en tu ciudad! Baches, basura, fugas de agua, banquetas dañadas, fallas en el transporte público. Además de ser una aplicación para fomentar la participación ciudadana, también está permitiendo crear una gran base de datos sobre la incidencia de fallas en los servicios públicos, de modo que pueda servir a los gobiernos y organizaciones para diseñar planes de acción o políticas públicas.

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Pablo Cruz es un talentoso fotógrafo  mexicano. En su cuenta de Instagram comparte parte de su trabajo. Destacan sus increíbles fotos que retratan lo vivido el 19 de septiembre en la Ciudad de México y todo el apoyo de los días posteriores, tanto en la Ciudad como en los municipios afectados.  

Amazon anunció a los finalistas del Premio Literario Amazon 2017, el certamen literario para autores independientes en español de todo el mundo. Los finalistas fueron seleccionados entre más de 1800 obras de ficción y no ficción  autopublicadas este verano por autores independientes procedentes de hasta 39 países diferentes. El libro ganador podrá verse publicado en español mundialmente por el sello Amazon Publishing, en formato digital, impreso y audiolibro. Asimismo, será traducido al inglés y publicado internacionalmente de la mano de  AmazonCrossing, el sello que lleva autores de todo el mundo a nuevos lectores en otros idiomas. Finalmente, el ganador recibirá un premio económico de 5000 USD. Los finalistas son: 

  

·      El amargo don del olvido, de A. V. San Martín (misterio y thriller) 

·      Bajo el puente de los vientos, de José de la Rosa (romance histórico) 

·      El coleccionista de flechas, de Cristian Perfumo (ficción policiaca) 

·      Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto (misterio sobrenatural) 

·      El legado de Ava, de Elena Fuentes Moreno (ficción contemporánea)