La historia de tus zapatos

 

Hablar de zapatos es sumergirse en un mundo fascinante. Es quizá el accesorio más importante, tanto para hombres como para mujeres, pues un par de ellos hablan mucho de la persona que los lleva. Bien se dice: “¿Quieres saber cómo es una persona? Mírale los zapatos”. Y uno se pregunta cómo es que algo que podría ser simplemente una prenda para proteger los pies se convierte en algo tan importante.

 

Lo cierto es que ya desde las primeras civilizaciones los zapatos han sido símbolo de estatus y, por lo tanto, han sido un referente de la posición social que ocupa una persona. En las culturas de los egipcios, los griegos y los romanos, había ciertas reglas sobre quién podía usar determinado calzado y los sectores sociales más bajos eran obligados a andar descalzos.

 

El calzado ha cambiado a través de los tiempos y de una sociedad a otra. Se han fabricado con una innumerable cantidad de materiales, desde cuero, arena, palma o madera, hasta oro, cristal y piedras preciosas. Los ha habido cómodos y muchas veces más bien incómodos, lo que demuestra que han sido más un ornamento que una necesidad.

 

Las japonesas solían amarrarse los pies para deformarlos y que fueran lo más pequeños posibles, al grado de que les era imposible caminar. Ahora podría parecernos algo terrible, pero, ¿no seguimos haciendo lo mismo? Hoy en día las mujeres se ponen tacones de más de 15 centímetros de alto. Está probado que deforman los pies y a nadie le acomodan, ¡ah! pero, ¿qué mujer se resiste a usar unos Louboutin? Dicen que estilizan la figura y les da un toque de fragilidad (pueden requerir el brazo de algún caballero), aunque al mismo tiempo les da altura y poder… porque una mujer con unos tacones de 15 centímetros es poderosa, ¿no es cierto? Además, está más que comprobado que todos sobreponemos lo estético a la comodidad. Decía descaradamente Christian Louboutin “Odiaría que alguien mirase mis zapatos y dijera: ¡Oh Dios mío! Parecen tan cómodos.”

 

El calzado masculino no se queda atrás. Se dice que un hombre que cuida la calidad de sus zapatos será un hombre exitoso, porque sabe construir un camino firme desde abajo. Además, los zapatos revelan si un hombre es elegante y tiene estilo, por lo que aunque no se suban a unos tacones altos, no eligen los zapatos precisamente por su comodidad.    

 

Pero se han preguntado ¿por qué hoy las mujeres usamos tacones de aguja y los hombres zapatos Oxford? o ¿a quién se le ocurrió la bendita idea de hacer zapatos más cómodos como los tenis o los mocasines? En este número te platicamos la historia de estos cuatro zapatos que han sido icónicos los recientes 60 años y que todos tenemos en el armario. 

 

Stilettos

 

To wear dreams on one’s feet is to begin to give a reality to one’s dreams.- Roger Vivier

 

 

Usar zapatos con algún tacón o plataforma ha sido una práctica milenaria. Hay evidencias históricas que apuntan que los egipcios y los griegos usaban zapatos con plataformas. Más tarde, en el renacimiento, los aristócratas en Venecia usaban unos zapatos llamados chapines que podían tener una plataforma de hasta 70cm de altura. En el siglo XVI, Catalina de Médici popularizó en Francia el uso de plataformas con el propósito de aumentar su estatura. Más tarde, el uso del tacón se popularizó tanto entre hombres como en mujeres, ya que era el zapato predilecto de Luis XIV y Madame Pompadour.

 

 

Todos estos se pueden considerar antecedentes de los stiletto, sin embargo, los tacones de aguja, como los conocemos hoy en día, se empezaron usar hasta los años cincuenta. Stiletto significa daga y hace clara referencia al delgado y afilado tacón característico de estos zapatos, creados por primera vez en París por el famoso diseñador Roger Vivier.

 

La idea surgió cuando Vivier, quien por cierto diseñó los tacones que llevó la Reina Isabel II en su coronación, se unió con Christian Dior y creó los zapatos que acompañaron sus colecciones. Se le ocurrió crear zapatos con un tacón fino y alto. El reto fue encontrar la forma de hacer que fueran lo suficientemente resistentes como para aguantar el peso de una persona. A Vivier se le ocurrió entonces introducir una pieza metálica oculta dentro del tacón para darle altura y resistencia, un stiletto o daga. 

 

La combinación fue maravillosa y tuvo tal impacto que revolucionó la forma de vestir de las mujeres dejando a un lado la austeridad de la guerra. Marilyn Monroe, Eva Gardner y Grace Kelly se encargaron de que las mujeres de todo el mundo anhelaran usar tacones tan altos. Desde entonces los stilettos han sido el zapato femenino por excelencia, símbolo de elegancia, sensualidad y belleza. Lo que los caracteriza es que deben  tener un tacón delgado de más de 10 centímetros de altura. Incómodos y mortales pero fascinantes. Para las mujeres que quieren alcanzar el cielo, decían.  

 

Christian LouboutinManolo BlahnikJimmy ChooSergio RossiErnesto Espósito y Alexander McQueen, son algunos de los diseñadores más famosos que aún crean  los tacones de aguja más deseados. 

 

 

 

Oxford

 

“Wanna know if a guy is well dressed? Look down.” – George Fraizer

 

 

La historia de cómo el zapato Oxford se ha mantenido como un clásico en las mejores tiendas de calzado fino para caballeros por más de cien años, tiene su origen en la Universidad de Oxford, de donde toman su nombre.

En el 1800 los estudiantes de la prestigiada universidad popularizaron unos botines llamados Oxonians que tenían aberturas laterales. Con el tiempo éstas se convirtieron en cordones que se trasladaron al centro del zapato cuando los estudiantes cambiaron el uso de las botas y botines por el de unos zapatos más ligeros, lo que dio origen a los primeros Oxford lisos.

 

A este modelo se le empezó a aplicar la técnica decorativa de orificios conocida como Brogue. Ésta la usaban los campesinos irlandeses y escoceses para facilitar el secado interior de los zapatos. Agujeraban la piel de la puntera y de las cañetas. Más tarde lo empezaron a utilizar los aristócratas para ir de caza y para hacer deporte. Se empezó a fabricar con telas más suaves y con patrones más elegantes hasta que terminó por ser una mera decoración.

 

Después de la primera guerra mundial, los hombres buscaron una opción de calzado diferente a las botas de combate, y encontraron en los Oxford un zapato cómodo, moderno y versátil. Además, fueron el complemento perfecto para el nuevo corte de pantalón con valenciana que se popularizó entre los hombres mejor vestidos de la época. 

 

 

El prototipo del modelo que conocemos hasta hoy se creó en Londres en el taller de John Lobb, conocido como el zapatero de los reyes al ser el artesano que creaba los zapatos para el príncipe de Gales. Este modelo se caracterizó por estar realizado en tres piezas: la punta, parte del cuerpo delantero y la pieza de los cordones. Pero fue en la década de los 30 cuando se popularizaron al máximo ya que Eduardo VIII,  príncipe de Gales, considerado el hombre más elegante de Europa, usaba zapatos Oxford full broge hasta para jugar golf, y por supuesto, en sus actividades sociales.  

 

Los Oxford se convirtieron entonces en un clásico que no falta en todas las tiendas de calzado fino donde se cosen a mano. Es un zapato muy versátil que se puede fabricar con diferentes materiales, y por lo tanto, se puede adaptar a diversas ocasiones. Los de charol pueden acompañar un smoking en un evento de etiqueta y los de ante o cuero café se pueden usar por el día y se consideran menos formales. Los más tradicionales son lisos y siempre con cinco o seis pares de orificios para los cordones. Además del característico troquelado, se distingue de otros porque las dos aletas de cuero para los cordones se cosen junto al fondo en una única pieza. En Estados Unidos se les llama baltype  y en Francia richelieu.

 

 

 

 

 

 

 

Aunque es un zapato típicamente masculino, las mujeres también usaron desde los años 20 uno similar, pero ellas lo utilizaban para hacer deporte. Hoy en día es común ver la versión de Oxford para mujeres. 

Tenis

 

En Estados Unidos les llaman sneakers o trainers, en España deportivas y en México tenis. Como su nombre lo dice, fueron creados específicamente para hacer deporte. Fue en 1852 cuando el corredor británico Joseph William Foster, fundador de Reebok, diseñó unos zapatos que se caracterizaron por tener clavos en las suelas que le ofrecían a los corredores un mayor agarre y los llamó spikes.

 

En 1896 el maratón comenzó a ser parte de los Juegos Olímpicos modernos como una disciplina deportiva. Poco tiempo después, en 1908, nació la compañía de zapatos deportivos, New Balance Arch que ofrecía soluciones a los problemas en los pies, y en 1917 la vulcanizadora Goodyear lanzó los famosos Keds, los primeros con suela de goma y cordones. En Estados Unidos les empezaron a llamar sneakers, porque gracias a la suela de goma uno podía pisar silenciosamente (sneak around silently). Entonces surgió también el modelo All Star de Converse en 1919, la precursora para los tenis de atletismo, comercializados en un principio solamente para los jugadores de élite de basketball.

 

 

En 1920, el alemán Adolf Dessler creó su primer calzado deportivo junto con su hermano Rudolf.  Con esto nace la Dessler Company, más tarde, Adidas. Los atletas empezaron a usar estos zapatos en las olimpiadas y fue Jesse Owens el corredor estadounidense que los popularizó al obtener cuatro medallas olímpicas usando estos zapatos en 1936. En 1948 Rudolf Dassler, por diferencias familiares, se separa de Adolf y crea la empresa Puma.

 

En los setentas aparece la compañía Nike, aportando un nuevo concepto que, según cuentan, surgió en la cocina: la suela waffle, que se usó para reducir el peso del zapato, haciéndolos ligeros, resistentes y flexibles. Además, surge la idea de incorporarles aire para amortiguar los golpes. Por otro lado, Reebok lanzó una línea más enfocada al mercado femenino cuando se puso de moda hacer aerobics.

 

La historia de los tenis cambió radicalmente en los setentas, cuando dejaron de ser un calzado exclusivamente deportivo y se empezaron a usar en el día a día. Los All-Stars fueron adoptados por los punketos y en los 90 por los rockeros, surfistas y otros grupos. De igual forma los Nike, Adidas, New Balance y Reebok, se han usado desde entonces como un zapato informal, pero no necesariamente deportivo. 

 

Mocasines

 

Los mocasines surgieron en los años treinta en  Estados Unidos inspirados en los cómodos zapatos que usaban los ganaderos en Noruega y en los zapatos de los nativos americanos. G.H. Bass fue el primero en fabricarlos y los llamo Weejuns, unos zapatos cómodos sin cordones que pronto ganaron aceptación en todo el mundo cuando las principales casas de moda los empezaron a fabricar también en Europa.

 

 

 

Los mocasines eran considerados informales. Cuentan que cuando se empezaban a usar, la gente pensaba que el que los usaba había salido en pantuflas a la calle, sin embargo,  a los hombres les encantó la idea de no tener que atar y desatar los cordones de los zapatos cada vez que se los ponían o quitaban.

 

Los italianos adoptaron este modelo y crearon su propia versión con las pieles más suaves y adaptables, creando zapatos comodísimos. Destacan aquí los clásicos de Gucci con hebillas creados en 1953 y los Tod’s, que surgieron en 1979 cuando el diseñador Diego Della Valle, creó su versión de mocasines con botones de goma en la suela.

 

 

 

 

En Estados Unidos se convirtieron en zapatos escolares por excelencia en los setentas, tanto para hombres como para mujeres, por ello hasta hoy son parte del estilo American Preppy.  En los ochentas Michael Jackson los eligió como sus zapatos para bailar, con calcetines blancos, creando un ícono cultural.

 

 

 

 

Hoy en día los mocasines son también un clásico, hay muchísimas versiones diferentes y son usados tanto por hombres como por mujeres. 

Forum recomienda

LA APP

 

 

¡Reporta todo lo que no funciona en tu ciudad! Baches, basura, fugas de agua, banquetas dañadas, fallas en el transporte público. Además de ser una aplicación para fomentar la participación ciudadana, también está permitiendo crear una gran base de datos sobre la incidencia de fallas en los servicios públicos, de modo que pueda servir a los gobiernos y organizaciones para diseñar planes de acción o políticas públicas.

 

A QUIÉN SEGUIR

 

Pablo Cruz es un talentoso fotógrafo  mexicano. En su cuenta de Instagram comparte parte de su trabajo. Destacan sus increíbles fotos que retratan lo vivido el 19 de septiembre en la Ciudad de México y todo el apoyo de los días posteriores, tanto en la Ciudad como en los municipios afectados.  

Amazon anunció a los finalistas del Premio Literario Amazon 2017, el certamen literario para autores independientes en español de todo el mundo. Los finalistas fueron seleccionados entre más de 1800 obras de ficción y no ficción  autopublicadas este verano por autores independientes procedentes de hasta 39 países diferentes. El libro ganador podrá verse publicado en español mundialmente por el sello Amazon Publishing, en formato digital, impreso y audiolibro. Asimismo, será traducido al inglés y publicado internacionalmente de la mano de  AmazonCrossing, el sello que lleva autores de todo el mundo a nuevos lectores en otros idiomas. Finalmente, el ganador recibirá un premio económico de 5000 USD. Los finalistas son: 

  

·      El amargo don del olvido, de A. V. San Martín (misterio y thriller) 

·      Bajo el puente de los vientos, de José de la Rosa (romance histórico) 

·      El coleccionista de flechas, de Cristian Perfumo (ficción policiaca) 

·      Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto (misterio sobrenatural) 

·      El legado de Ava, de Elena Fuentes Moreno (ficción contemporánea)